Muchos estudiantes de pregrado pueden estar interesados en seguir una carrera en la administración pública. Esta es una carrera muy emocionante e intelectualmente exigente; por su tipo de entorno y objetivos  puede llegar a ser muy difícil. Entonces ¿por qué debería un estudiante elegir una especialización en administración pública?

La administración pública trata de explicar cómo se toman las decisiones en el gobierno, así como para llevar a cabo los proyectos de la administración de esas decisiones. Un grado en administración pública prepara a los estudiantes para una carrera en organizaciones e institutos del gobierno. El estudio de la administración pública puede ser una experiencia muy gratificante para todos aquellos que buscan devolver a la comunidad la capacidad para resolver problemas.

El Dr. Luis A. Scheker Ortiz, profesor de Administración Pública en la Universidad Autónoma de Santo Domingo define al empleado público de la siguiente forma: “funcionario y empleado público no son dos categorías opuestas, pero sí distintas. En sentido estricto no todo funcionario es un empleado público mientras que, en otro sentido todo empleado es un funcionario por cuanto desempeña una función o empleo público”. De esta forma se distingue a un empleado de una institución al servicio de la comunidad de otro cuya función es más administrativa.

¿Qué estudia la Administración Pública?

Mientras que funcionarios que optan a cargos electos por voto popular son la parte más visible de nuestro gobierno, son los trabajadores del gobierno del día a día, o los “burócratas”, los que hacen la mayoría de las tareas y funciones gubernamentales. Algunos de estos empleados son administradores públicos y tienen un trabajo difícil. Ellos, tienen que encontrar soluciones para aplicar la más audaz a los desafíos que presenta la sociedad y la comunidad. Asesoran a los funcionarios elegidos en las fortalezas y debilidades de los programas públicos. La función de un administrador público en organismos públicos, es establecer los presupuestos y crear las políticas del gobierno. Por suerte, un grado en administración pública prepara a los estudiantes para resolver con éxito un problema y encontrar soluciones.

Estudiar Administración Pública

La administración pública trata de descifrar cómo se toman las decisiones en el gobierno, así como administrar los proyectos del mismo para llevar a cabo esas decisiones. Se requiere un perfil diversificado para el grado, con clases en las políticas públicas, gestión, sociología y teoría política.

Para ilustrar las muchas decisiones que debe manejar un administrador público, se simula, por ejemplo, que existe un aumento de los crímenes violentos que afectan en especial a un vecindario. Los funcionarios públicos deben llegar a las soluciones más eficaces y eficientes con el fin de disminuir los delitos en la zona. ¿Cómo? Una idea es aumentar el número de agentes de policía en la zona, hasta cumplir una meta que se considera necesaria ¿Cuántos hay? ¿Dónde deben estar situados? ¿A medida que se mueven más oficiales, esto no le quita atención policial a los demás barrios?

Otra posibilidad es el desarrollo de programas para después de la escuela para adolescentes con problemas. No obstante, ¿de dónde se obtendrá el dinero para hacer esto? ¿Cómo se tienta a adolescentes y adultos por igual a participar? ¿Cómo puede la policía ganar la confianza de esas áreas? Tal vez la solución es promover el aumento del tiempo de cárcel para delincuentes que reinciden, sin embargo, existen desafíos con esto también. ¿Cómo castigar a una persona, en lugar de intentar tratar de rehabilitarla? ¿Puede esto servir a la sociedad mejor o peor?

Todos los temas son ejemplos de pequeñas tesis a las que un administrador público debe responder para resolver un solo problema. Este es un esfuerzo permanente, ya que los gobiernos muchas veces tienen dificultades para financiar la tecnología necesaria para resolver problemáticas fundamentales con el fin de crear una sociedad más perfecta.

La Administración Pública en Ecuador

El nuevo paradigma de los Gobiernos Autónomos Descentralizados que se está desarrollando en Ecuador ofrece una oportunidad interesante para estudiar otra forma de abordar los problemas e implementar soluciones.

Muchas veces a la hora de resolver los problemas de la comunidad existe un desfase entre las necesidades y los proyectos gubernamentales que, con frecuencia tienen un carácter nacional. No solo se trata de estar en mayor sintonía con la comunidad sino de habilitar las herramientas necesarias para que esta resuelva sus problemáticas, allí donde corresponda a su nivel territorial. También determinar dónde el ámbito de gobernabilidad corresponde a las instituciones y organismos, y qué soluciones son nacionales o locales.