Baja el nivel de solvencia de la Unión Europea

Baja el nivel de solvencia de la Unión Europea

Tras el Brexit, en el que 51,9% de los votantes del Reino Unido decidió votar por no permanecer en la Unión Europea (UE), el primer ministro David Cameron anunció su renuncia, y las consecuencias negativas no tardaron en manifestarse.

Standard and Poor’s (S&P) es una agencia norteamericana de calificación de riesgo, fundada en 1.941 y que desde entonces se dedica a realizar análisis periódicos de calificación de riesgos de acciones y bonos, los cuales fijan la posición de solvencia de los países.

S&P, mediante un comunicado, dio a conocer que la alianza de países europeos cayó un puesto en su escala de rating a largo plazo, de “AA+” a “AA” con una perspectiva estable; es decir, que esta degradación suplementaria no será a largo plazo, según explica AFP.

Dice el mencionado comunicado: “Tras la decisión del electorado del Reino Unido de dejar la Unión Europea, hemos revisado nuestra opinión sobre la cohesión de la UE, que ahora consideramos un factor neutral en lugar de positivo”.

Explican que las previsiones de ingresos y la planificación a largo plazo de la UE se verían afectadas por la “gran incertidumbre” ocasionada tras el referéndum, cuyos resultados “disminuyeron la flexibilidad fiscal supranacional y debilitan la cohesión política en la UE”. Afirman que en su escenario base el bloque europeo estaba conformado por 28 estados miembros, por lo que tuvieron que reestructurarlo.

“A la espera de que los 27 miembros reafirmen su compromiso para permanecer en la Unión, pensamos que la salida de Reino Unido requerirá inevitablemente unas nuevas y complicadas negociaciones sobre el próximo marco presupuestario de siete años”, señalaron.

No obstante, la UE no fue la única degradada por S&P. El Reino Unido, integrado por Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, cayó de la calificación AAA, máxima en evaluación crediticia, a una doble AA, la cual se encuentra dos por debajo, alegando que la decisión del electorado generaría un marco político “menos predecible, estable y efectivo”.

Aseveran que esta rebaja refleja los riesgos de un deterioro acentuado de las condiciones de financiación externas: “El Brexit podría desembocar a un deterioro de los resultados económicos del Reino Unido, incluido su gran sector financiero, que es un gran creador de empleo”. Además, resaltaron los riesgos de la integridad constitucional y económica del país, debido a un posible referéndum escocés sobre la independencia.

De hecho, el ministro de economía británico, George Osborne, declaró, según la agencia EFE, que el resultado del Brexit puede llevar a “un shock para la economía británica”. Tanto así, que según reportes de la BBC, las acciones bancarias de Barclays y RBS cayeron 30%, mientras que la bolsa de Londres ronda en -8%.

No obstante, el mayor impacto lo ha sufrido la moneda británica, la libra esterlina, la cual ha caído 10% respecto al dólar, localizándose en US$ 1,3305, su valor más bajo desde 1985.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, afirmó que esta volatilidad del mercado era “esperable” y que las instituciones financieras se encuentran preparadas gracias a “diversos planes de contingencia”. “El Banco no va a dudar en tomar las medidas adicionales que sean necesarias mientras los mercados se ajustan y la economía británica sigue adelante”, finalizó.

(Visited 40 times, 1 visits today)