startup
proceso innovación

El proceso de innovación en la historia: de la startup a la corporación internacional

Ejemplos de corporaciones mundiales que empezaron como humildes startup sobran en la historia: fue a través de su proceso particular de innovación, dando respuesta a un problema de forma pionera que lograron afianzar su permanencia y el éxito de su desarrollo. A principios de siglo XX las primeras empresas farmacéuticas y alimentarias nacían, no eran las primeras, evidentemente, en estos sectores, pero estas empresas que ahora consideramos como los epítomes de “Big Food” y “Big Pharma” una vez fueron  PYMEs. Pero a medida que crecieron lograron dominar sus mercados durante más de un siglo.

Kellogg’s ahora es reconocida por vender $ 14 mil millones de dólares en cereales cada año. Pero esta corporación fue una vez una pequeña empresa creada por el excéntrico Dr. John Harvey Kellogg. Los Corn Flakes fueron pensados como un alimento saludable que facilitaría que las grandes masas pudieran adoptar un estilo de vida vegetariano.

Hoy, Pfizer es un conglomerado de $ 188 mil millones de dólares. Pero hubo un momento en que la mayor de las empresas de la “Big Pharma” se parecía mucho a las actuales jóvenes empresas. En el momento de su fundación en 1849, cuando se produjo el ácido cítrico por lotes pequeños, la empresa se basó en Williamsburg, Brooklyn, y su fundador favoreció usaba una barba funky. Muy parecida las startups de Brooklyn de la actualidad.

Durante los próximos cien años, podemos ver que lo mismo sucede con las más innovadoras empresas de tecnología. Google, Amazon, Apple y Facebook podrían llegar a dominar el mercado de la misma manera que Pfizer y Kellogg’s han dominado el suyo. Podríamos estar presenciando el comienzo de una nueva era: “Big Software.”

Pfizer y la mayoría de las 25 principales compañías farmacéuticas globales fueron fundadas en el período comprendido entre 1849 y 1901.  La ventaja de ser el primero en un campo es discutible, pero está claro que hay un valor en ser un pionero en una industria emergente. Estas empresas construyen productos sólidos, canales de distribución establecidos, y el valor agregado de sus negocios como resultado.

La regulación del gobierno también desempeña un papel en el éxito de estos inicios tempranos

En 1906, el gobierno de Estados Unidos estableció la Administración de Alimentos y Medicamentos, y el escrutinio de los reguladores para asegurar la seguridad de los medicamentos aumentó, lo que hizo más difícil para las empresas advenedizo entrar en el mercado.

Este patrón se observa en la mayoría de las industrias, ya sea que desarrollan alimentos, automóviles, bancos, televisión, todo sigue un patrón similar. Una nueva tecnología irrumpe y un canal de distribución o tendencia demográfica crea un auge de nuevas empresas. En un tiempo relativamente corto, un pequeño grupo de empresas disfrutan de un éxito enorme y compran a sus antiguos competidores, o de otro modo pasan a dominar sus industrias. La dinámica y las regulaciones del mercado ayudan a cimentar los ganadores.

Esto podría suceder con la tecnología también. Intel fue fundada en 1968, Snapchat en 2011, casi 50 años de diferencia. No sería sorprendente si nuestros bisnietos siguen utilizando los productos de Google dentro de 100 años.

Claro que hemos visto tanta agitación en tecnología en los últimos decenios que siempre hay una suposición de que el pasado se repetirá. Apple estaría condenado a perder frente a  Android porque no pudo abrazar el código abierto. Friendster y Myspace entraron en desuso, por lo que es un hecho consumado que Facebook está condenado a hacerlo una vez que la popularidad se desvanezca.

Un montón de grandes empresas de tecnología han fracasado, pero muchos de esos ejemplos pueden ser atribuidos a la falta de madurez de la tecnología en cuestión o la falta de infraestructura para apoyar un modelo de negocio específico.

Mucho se ha hablado últimamente de que la era de las grandes empresas está llegando a su fin. No parece tan seguro. Craig Newmark y un equipo de hippies en Haight pusieron patas arriba a la prensa escrita en todo el mundo, disociando a los anuncios clasificados de los periódicos. Durante la última década, cientos de millones de dólares se han invertido en empresas que buscan competir con la empresa que fundaron: Craigslist. Airbnb por sí solo vale decenas de miles de millones de dólares. Sin embargo, Craigslist, con su enfoque liberal para la mejora del producto, sigue siendo el web site número 11 en los Estados Unidos. El valor de la liquidez en un mercado, a menudo obtenido por la solución de un problema desde el principio, no se debe subestimar. Ahora imagina la longevidad que pueden tener empresas como Google o Amazon.

¿Qué empresa será capaz de competir con la destreza de fabricación de Apple? ¿Quién será capaz de superar la poderosa maquinaria de machine learning que es Google? Amazon ha pasado 20 años desarrollando las bases de un imperio comercial que podría durar un siglo. Estas no son ventajas inconsecuentes.

Acelerando el proceso de innovación

El conglomerado no ha hecho daño a la iniciativa empresarial en la industria farmacéutica o alimentaria. De hecho, el proceso de innovación se ha acelerado gracias a esto. En el mundo de la biotecnología, no es raro para una startup ir desde el tubo de ensayo a un IPO de miles de millones de dólares en unos pocos años. Grandes empresas compran o invierten en estas pequeñas empresas, estabilizándolas financieramente e incluso mejorando sus procesos de innovación a través del conocimiento compartido. Este patrón es ya evidente en algunos segmentos de la industria de la tecnología entre 2001 y 2015, Google adquirió 187 nuevas empresas. No sorprendería que ellos recogieran un número aún mayor en los próximos cinco años. Esto ofrece resultados positivos a corto y largo plazo debido a que los grandes capitales tienden a acelerar los procesos de innovación y dar respuestas a los problemas.

Un ejemplo de esto es el desarrollo de la insulina. En 1922, de ser diagnosticado con diabetes tipo 1 era una sentencia de muerte. Un grupo de médicos emprendedores creyeron que podrían tratar la enfermedad con insulina derivada del páncreas de un animal. Se trabajó en laboratorios improvisados, mezclando las partes del cuerpo de cerdos y vacas para obtener la insulina necesaria para sobrevivir.

Su producto funcionó en ensayos clínicos y muchas vidas fueron salvadas inmediatamente. Pero en lugar de iniciar una empresa, trabajaron con el gigante farmacéutico Eli Lilly para producir la droga. En el lapso de un año, el Dr. Frederick Banting había ganado el Premio Nobel de Medicina, y Lilly fue capaz de fabricar y distribuir este elixir de la vida a través de América del Norte, salvando decenas de miles de vidas en el corto plazo y decenas de millones en los años siguientes. Banting probablemente podría haber hecho más dinero si hubiera fundado su propia compañía, pero habría llevado mucho más tiempo con un respectivo costo en vidas.

 

(Visited 87 times, 1 visits today)