Dónde deben las empresas ensamblar, formular, producir o distribuir sus productos es un tema de mucho debate. A partir de la deslocalización, de la deslocalización cercana, a las “rightshoring”, e incluso los llamados “nextshoring”, los líderes de hoy en día se preguntan cómo establecer estrategias empresariales funcionales para llevar a cabo este proceso de forma correcta.

Estos son tiempos llenos de oportunidades pero algo confusos. Las redes de transporte globales han borrado las fronteras y las compañías se han acercado más a la demanda sin explotar y a la mano de obra asequible. Al mismo tiempo, las fuerzas globales cambiantes hacen que sea difícil – si no imposible predecir dónde colocar las apuestas de negocio.

Aunque sea difícil lo más probable es que tu empresa necesite que estés continuamente evaluando sus resultados y cambiando las apuestas que le permitan obtener los mayores beneficios del mundo globalizado.

No dejarse llevar por la costumbre

Se ha dicho que las empresas deben gestionar sus estrategias de deslocalización supervisando regularmente el progreso y ajustando para el mejor rendimiento posible.

“A menudo, las empresas han invertido tanto en una estrategia exitosa de deslocalización que se resisten al cambio hasta que se ven obligados a ello”, dice Raimundo Collins, director del grupo de Soluciones para Clientes UPS. “Desafortunadamente, el cambio reaccionario por lo general tiene un costo más alto en dólares y en eficiencia, y en última instancia, la satisfacción del cliente. El mundo está cambiando tan rápidamente que las estrategias de deslocalización ya no pueden ser un conjunto de estrategias ya probadas.

La historia reciente refuerza ese punto. Dentro de sólo 72 meses, el mundo vio un levantamiento Oriente Medio, los precios históricamente bajos del petróleo, un Canal de Panamá ampliado, y el rápido aumento de los costos laborales en China. Dentro de tan sólo 30 días, la gente del Reino Unido votó para salir de la UE y el gobierno turco fue casi derrocado.

Esto obliga a hacer seguimiento constante de las variables globales y del acontecer político internacional para poder establecer las posibles fuentes de beneficios y ganancias.

Incorporar el avance tecnológico

La razón inicial para el surgimiento del movimiento de deslocalización era el acceso a la mano de obra asequible y disponible en los mercados emergentes. Sin embargo el continuo desarrollo tecnológico ha planteado distintas interrogantes, como el uso de la inteligencia artificial y la automatización para reducir costos y optimizar el uso de la fuerza laboral.  

El impacto de la tecnología sobre las cadenas de suministro no puede ser exagerada. Ten en cuenta el impacto de la impresión 3D: los fabricantes de dispositivos médicos están sujetos a estrictas regulaciones que a menudo varían según el país. Con la impresión 3D, que en teoría podría transmitir diseños a los proveedores en el cumplimiento de las normas locales previamente aprobadas. Eso por sí solo podría eliminar el tiempo de permanencia en las inspecciones y reducir los gastos de transporte. Big data es otra incógnita relativa debido a la creciente interconexión de personas y máquinas.

Asumir cambios necesarios para el futuro

La lección es que las empresas necesitan una cadena de suministro con visión, una organización de los negocios con objetivos compatibles con las nuevas formas. Por supuesto, conseguir el cambio oportuno de una cadena de suministro de varios millones de dólares para un modelo de negocio puede o no convertirse en una tarea difícil. En esas mismas circunstancias, muchas empresas acceden a una red de proveedores y terceros para ayudarles a adaptarse de forma rápida y con menos inversión y riesgo. Aquí están algunas opciones a considerar:

 

  • El mapeo de la cadena de suministro y optimización de la red. En una sesión de mapeo, toda la cadena de valor se evalúa como una serie de pasos interconectados en lugar de mirar a las operaciones y el transporte como medidas distintas. Eso ayuda a encontrar soluciones previamente latentes que pueden aumentar los gastos en un área, pero resultar en una reducción neta de los costos generales.
  • El almacenaje y logística. El almacenamiento y la distribución de los contratos permite a las empresas escalar rápidamente y llegar a nuevos mercados mundiales sin invertir en nuevas instalaciones o personal. Los servicios van desde asegurar espacio de almacén vacío a través de almacenes habilitados totalmente y al final de la pista de servicio de piezas de logística.
  • Fabricación como un servicio. Es posible reducir los costos de almacenamiento de inventario y mejorar los tiempos de respuesta mediante el aprovechamiento de la impresión en 3D como una solución de contrato. La impresión en 3D comercial puede mejorar los tiempos de respuesta para las piezas de fuera de la producción, reducir el peso y la complejidad del producto, o mejorar la funcionalidad y fiabilidad.

 

(Visited 255 times, 1 visits today)