Gestión pública administración
Administración pública e identidad

La identidad en la administración pública como vehículo de cambio

Un sentido fuerte de identidad debe ser desarrollado por la administración pública en orden de alcanzar las metas comunes y mejorar los índices de gestión pública. Un sentido de identidad bien desarrollado además aumenta la confianza e identificación con la comunidad, aumentando la productividad del individuo y el bienestar de la sociedad.

Muchos son los casos conocidos de empresas privadas que apelaron al desarrollo de una identidad fuerte en épocas de crisis para reinventarse y superar condiciones adversas. Talvez el caso más famoso sea Apple, quién se reinventó completamente a finales de los 90 después de,prácticamente haber desaparecido en el mercado.

La administración pública, por otro lado, no es común que tenga sentido de identidad, bajo un esquema conocido. Muchas derivan de la naturaleza política del gobierno de turno otras de su carácter regional, sin embargo si se plantea esta idea a nivel de todo un país, la misma debería nacer a partir de la identidad de la propia ciudadanía. Por lo general las comunidades de un país tienen casi todas la misma identidad, dentro de la diversidad, con frecuencia comparten objetivos y problemáticas comunes. De esta forma podemos establecer dos enfoques para descifrar una posible vía en esta construcción institucional: la primera es el progreso y la modernidad, asociados a la efectividad y productividad de la población. La segunda es el bienestar general asociado a la confianza en las instituciones y la calidad de vida.

Una política de identidad integral contribuiría al fortalecimiento de las instituciones democráticas. Un ejemplo clásico sería el poder judicial, en el cual la eficiencia y la contratación de los mejores recursos humanos incrementa el ambiente de moralidad, ética y eficiencia haciendo que la confianza de la población aumente y bajando los niveles de impunidad tan corrosivos para el tejido social. Una campaña general donde se impulse a los mejores a formar parte de dicho sistema se hace necesario.Que las aspiraciones de las mejores reservas de capital humano tengan como máxima aspiración servir a la comunidad a través de las instituciones.

Una gran libertad para el individuo en la comunidad debe ser garantizado, así como un fuerte estado de derecho que asegure la seguridad tan necesaria para estimular la economía. Es necesario que la gente confíe en las instituciones para promover un estado de confianza general, fortalecer el tejido social y el sentido de comunidad. Un estado ineficiente, hostil hacia sus ciudadanos decae en una sociedad donde la norma es la apatía y el desprecio por el otro. Una comunidad fuerte y respetuosa de la diversidad pasa por la confianza en la justicia, la transparencia y la responsabilidad de su administración pública a la hora de abordar los problemas de los ciudadanos “para todos por igual”.

La vista interdisciplinar es necesaria para proporcionar una idea de la complejidad del campo mediante la combinación de diferentes niveles de análisis en un todo integral, que mejor concuerde con la realidad. Este conocimiento puede muy bien servir a nuestro entendimiento de cómo el estado, y sus ramas ejecutivas, se gestiona y de los obstáculos para un mejor desempeño público.Una tarea importante es iluminar los principios transversales de una mayor eficacia y la eficiencia de la gestión pública para las generaciones futuras, cuando las presiones ambientales van creciendo, junto con un aumento de las demandas y necesidades de los ciudadanos. Un enfoque interdisciplinario de la administración pública se puede estimular para una forma nueva y viable de pensar que puede conducir a un estado de transformación positiva.

¿Cuál es el futuro de la administración pública moderna y cuáles son las nuevas fronteras a cruzar?

La sabiduría de la gestión de estados y comunidades en el siglo 21 se basa en disciplinas múltiples y diversas fuentes de conocimiento. La era de la información y el inmenso avance tecnológico con el que nuestras naciones luchan crean necesariamente los niveles más altos de la accesibilidad, la disponibilidad, y la transparencia para el público. El surgimiento del gobierno electrónico no es más un sueño fantástico, es una realidad y una necesidad. La administración pública debe hacerse eco de nuevas tecnologías y técnicas que permitan avanzar en los servicios, así como en el manejo adecuado de la información para la toma de decisiones. Esto último es de importancia capital para la gestión pública integral, de cara a establecer políticas eficaces que resuelvan problemas estructurales de larga data como la pobreza, la educación universal de calidad y la salud integral.

 

(Visited 147 times, 1 visits today)